Sobre Nosotros

 

B’nei Israel es una Comunidad Progresiva afiliada a la Unión Mundial para el Judaísmo Progresivo y a la Unión de Congregaciones Judías de América Latina y el Caribe.

Nuestra meta es mantener una comunidad donde nuestros los miembros puedan vivir una vida judía vibrante en Costa Rica.

Disfrutamos juntos durante los eventos felices del ciclo de la vida, como Britot Milah, nombramiento de bebés, B´nei Mitzva y bodas, y lloramos juntos en los funerales.  Rezamos juntos en Shabat y en las festividades, y nos apoyamos unos a otros en tiempos de necesidad.  Aprendemos juntos cuando somos niños y esperamos hacerlo también de adultos.  Defendemos la sociedad abierta en la cual vivimos en Costa Rica y tratamos de ayudar a nuestros vecinos más necesitados.  Apoyamos al Estado de Israel y valoramos su importancia para el Pueblo Judío en todo el mundo.  Creemos que la Torá es el fundamento de la vida judía y como tal nos inspira al enfrentar los retos de nuestra vida diaria.

En todo lo que hacemos, la fortaleza de nuestra comunidad reside en la unidad de nuestras familias.  Hombres y mujeres ocupan roles equitativos en todas las funciones de la comunidad y la familia de cada miembro siempre es bienvenida.  Entender lo que hacemos y por qué es fundamental en todas las actividades de la comunidad.

Servicios.  En la Comunidad B’nei Israel, nuestros servicios religiosos son trilingües (hebreo, español e inglés).  El sermón es dado en inglés o español con una traducción escrita en el otro idioma.  Nuestra liturgia está basada en el Siddur  Puertas de Unidad del movimiento Reformista, con algunos cambios y sumo respeto por el ritual, dando como resultado una experiencia más tradicional.

Escuela.  Nuestra escuela ofrece un programa extra curricular para niños hasta la preparación para el Bar/Bat Mitzva y un programa de educación para adultos que consiste en cursos anuales regulares, al igual que programas de corto plazo.  Nuestras metas son extender la educación de los niños para incluir un kinder a tiempo completo, esforzarnos por adquirir un grado de excelencia en nuestra Escuela de Hebreo, ofrecer cursos adicionales para los jóvenes después de su Bar Mitzva, y llegar a ser una comunidad donde los adultos disfruten también del estudio.

Cementerio.  La unidad de la familia es el concepto primordial en nuestro cementerio.  Como tal, permitimos que familiares con primer grado de consaguinidad no judías sean enterradas junto a judíos.   Los únicos símbolos o servicios religiosos permitidos dentro de nuestro cementerio son los judíos, y sólo nuestro Rabino o una persona designada por el Comité Avodá puede oficiar servicios fúnebres en nuestro cementerio.

Conversiones.  Aceptamos todas conversiones llevadas a cabo anteriormente dentro de nuestra Comunidad y aquellas llevadas a cabo por rabinos de otros movimientos dentro del Judaísmo, siempre cuando el proceso incluyó educación Judía, brit milah, tevilah (mikve), y un beit din.  Ayudamos a aquellos que sinceramente quieran unirse a nuestra fe preparándolos para el Guiúr.  Para que una persona se convierta en nuestra congregación los requisitos son: entrevista de admisión con el rabino, un año completo de estudio (supervisado por un rabino), el brit milá, inmersión en la mikve, y la aprobación de un beit-din conformado de tres rabinos.

Matrimonios Mixtos.  Damos la bienvenida a las familias donde uno de los cónyuges no es judío.  La meta es acercar a la familia a la Comunidad y ayudarlos a construir una fuerte identificación con el Judaísmo.

Descendencia Patrilineal.  Nuestra comunidad ha aceptado  desde su fundación el principio de descendencia patrilineal tanto como matrilineal.  Desde hace algunos años atrás y por considerar relevante el concepto de Klal Israel, vivimos una transición hacia solo la matrilinealidad.