Educación

El estudio es un valor esencial del Judaísmo.  La meta principal de la educación judía es promover la profundización de la experiencia y el conocimiento para fortalecer la fe en Dios, el amor a la Torá y la identificación con el pueblo judío.  Esta meta se logra a través de educación permanente, participación en las actividades de la sinagoga y la práctica en la vida cotidiana, partiendo del principio básico que el hogar es el centro para el desarrollo de la vida religiosa.  La filosofía es que los niños deben aprender los valores judíos en forma natural, de tal manera que la educación brindada por las instituciones sea complementaria a la del hogar.